Dolor y dinero: un negocio, un proyecto, un camino.

Dolor y dinero en un proyectoNo se trata de la última película de Michael Bay. Es un titular para lo que podríamos denominar también a la caída de algunas páginas de ganar dinero en internet.

Dolor es lo que tienen que pasar muchos de los administradores para poder mantener sus sitios sin caer en el scam (estafa) y el consiguiente fracaso. Y Dinero es lo que hace falta para mantener con éxito cualquier negocio, y como consecuencia, que produzca beneficios para poder pagar a sus usuarios.

Un mundo complicado y que abordamos en este nuevo artículo de Dineroanticrisis para intentar comprender mejor el “dolor y dinero” de las páginas que pagan (o lo intentan).

Dolor y dinero: Buenas y malas razones para un negocio online

Muchas páginas de este mundillo cierran temporalmente y reabren, cambian de administradores o clausuran el ‘invento’ de forma inapelable en el peor de los casos. Siempre suele ser por motivos económicos, baja o nula rentabilidad en el negocio, o incluso por arrastrar un déficit insostenible.

Los administradores de estas webs tienen que lidiar con muchos inconvenientes y gastos.

Por un lado, tienen que pagar la pieza básica de su funcionamiento: un hosting y un dominio.

El hosting es el servidor donde se alberga la web, y el dominio es el título o nombre único con el que se accede a la página.

Además, en el caso de sitios como las PTC (pagos por clic), se necesita también alquilar o adquirir un script con el que gestionar el trabajo y buen funcionamiento de la web.

Por otra parte, el admin suele incluir publicidad o trabajar directamente con anunciantes que le generen beneficios. Este es otro tema espinoso, ya que como muchos webmasters o personas que tienen un blog monetizado saben, los pagos por parte de estas empresas no suele ser puntual. De hecho, es habitual tener retrasos en los pagos o incluso no recibirlos nunca, lo que supone un grave inconveniente y, por ende, una pérdida irreparable en algunos casos, que conlleva al tan temido scam y al consiguiente cierre inminente.

Otro factor importante de una página de estas características es que el proyecto tenga éxito.

Si un negocio no alcanza un número interesante de usuarios o suscriptores que sean activos y partícipes del proyecto, esto puede llegar a convertirse en una de las causas determinantes para el abandono.

Por eso, es fundamental la difusión por redes sociales, promocionarse con publicidad atractiva en otros sitios o medios (más gastos para el admin) e incluso hacer correr la voz en persona, ya que si el proyecto es lo suficientemente bueno y original para el usuario básico, tendrá repercusión incluso antes de lo esperado.

Estas son algunas de las piezas claves del proyecto que un emprendedor o nueva empresa debe preparar, pero no las únicas. Temas legales, servicios de una gestoría e incluso ampliación de personal para un proyecto más ambicioso o contratación de informáticos, pueden ser otros puntos para el análisis.

Pero, ¿cómo nos afecta a los usuarios una mala gestión o fracaso de un proyecto de esta envergadura?

Para empezar, si una de las páginas a las que damos nuestra confianza con el registro y actividad continuada pasa a un estado de scam o cierra repentinamente, entonces nos sentiremos decepcionados y, en algunos casos, engañados.

La pérdida de tiempo que supone en algunos casos ganar unos pocos euros para luego ver que no se van a poder cobrar, es una sensación bastante frustrante para el usuario.

Por eso, cuando vamos a apuntarnos a alguna página para ganar dinero (sea gratuita o de pago) es necesario seguir ciertas pautas o consejos para no caer en saco roto, como ya vimos en el artículo donde explicamos cómo ganar dinero desde casa.

Buscando nuevos horizontes

Si la crisis que asola España perdura (como parece ser) durante más tiempo, se hace conveniente buscar nuevos recursos que fructifiquen a la hora de generar un ingreso o ahorro en el nuevo año que ya hemos comenzado.

Uno de los clásicos ‘atascos’ en la economía de cualquier ciudadano y muy común en estas fechas es la forma de afrontar la cuesta de enero con Internet como medio. Y es que una buena preparación y un ordenado planteamiento a la hora de gestionar las diversas oportunidades que nos presenta la red, pueden servir para impulsar ese negocio online que se tiene en mente o mejorar el que ya se ha emprendido.

La cuesta de enero es un problema conocido y anunciado cada año que con la crisis actual se recrudece, pero la positividad y la autoconfianza son 2 de nuestras mejores armas que nunca debemos abandonar. ¿Tienes más consejos para la cuesta de enero? ¿Recursos online gratuitos y accesibles para todos? Toda idea anticrisis es bienvenida. ¿Te animas a aportar tu granito de arena comentando el post de “dolor y dinero”? Eso sí, sin hacer spam, ¡eh! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *